En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Un libro para la historia

 

Ansiaba recibir el ya conocido libro de Fausto Polanco. Confieso que lo que he leído, gran parte de él no era lo que esperaba, es mucho mejor que las expectativas que me había creado.

No es una historia, pero tiene mucho para serlo.  Es muy cercano a lo que es una cronología de nuestros artistas desde el año 70 hasta nuestros días. La mayoría de las informaciones, son ciertas y aferradas a la verdad. Alguno que otro detalle como: que fui yo quien le puso el seudónimo “el Ejemplo” a nuestro artista de entonces Sergio Vargas. En reiteradas ocasiones había dicho que en su primera presentación en el Show del Mediodía este interrumpía a Zoila Luna diciéndole que no le llamaran “el Ídolo, que él prefería que le llamaran el Ejemplo”. Al escuchar esto me le acerque y le recordé que se había metido en una jaula de cristal y que era peligroso llamarse así.

Coincido en las declaraciones de Dioni Fernández y Fernando Villalona en las declaraciones que ofrecieron. El periodista Diógenes Céspedes hizo un excelente prologo que nos sirve de lección a todos.

Entiendo que la iniciativa de fausto, así como del equipo que le acompaño en la aproximadamente década de investigación que ha dado su fruto: con esto han dejado un gran aporte a la sociedad en general.

A cada rato entrevistan a músicos, manejadores y productores con el ánimo de obtener respuestas sobre la bajada tan drástica que ha tenido el merengue. En “Merengueros” están las respuestas. Queramos o no la ausencia de Bienvenido Rodríguez es la más notable. Podrán acabarnos pero nuestra ausencia explica en gran parte la bajada drástica de nuestra música.

Felicito a Fausto porque se metió en una empresa difícil y salió con éxito. Él es de los pocos periodistas que investiga, por eso tiene derecho a hablar. Ahora la cuestión está en que las generaciones de ayer y hoy se avituallen con esto, principalmente los periodistas, que prácticamente no leen. Ojala, este sea un marco de referencia para que cuando escriban no hagan crónicas hipotéticas solamente, sino que analicen ese libro y  lo puedan enriquecer con análisis serios.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *