En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Una oportunidad

La cita de este martes en Juana Méndez es una oportunidad para sentar las bases de un diálogo franco, sereno y respetuoso que contribuya a reorientar la agenda dominico-haitiana, dejando de lado conflictos y enconos particulares.

Por lo menos, esto es lo que se ha de esperar si a los delegados de República Dominicana y Haití les anima la buena voluntad de usar, de forma cauta e inteligente, el instrumento más formidable para dirimir las divergencias humanas.

Aunque en principio han trascendido puntos encontrados con respecto a los temas que deberán dominar este primer encuentro, luego de meses de tensiones que han sido llevadas al ámbito internacional, se debe apostar a que el equilibrio conduzca al entendimiento armonioso.

Sin embargo, no es nada fácil que este legítimo anhelo pueda traducirse rápidamente en realidad, en vista de que el acercamiento ha sido precedido por acciones y pronunciamientos que han alimentado la exasperación de ánimo y creado nubarrones entre ambas naciones.

En primer término, lo ideal es que la agenda no se limite exclusivamente al controvertido tema de la sentencia del Tribunal Constitucional que afecta a descendientes de haitianos nacidos en nuestro territorio, pues hay muchos aspectos bilaterales importantes que ameritan un detenido análisis.

Nadie puede suponer en su sano juicio que en una primera reunión pueda resolverse un asunto complicado que se ha mantenido en el debate nacional y no ha podido ser superado o suplantado por otros asuntos de relevancia.

El tema del comercio no puede soslayarse, so pena de dejar descubierto una cuestión crucial, pues Haití es nuestro principal socio comercial con un volumen de operaciones que sobrepasa las mediciones en cifras oficiales, dada la cuantía del tráfico informal.

Lo más importante es que en el encuentro prevalezca un trato respetuoso, sin arrogancia ni imposiciones, porque la dignidad nacional, tanto la haitiana como la dominicana, no puede ser lesionada por diferendos y reclamos, por más pertinentes que éstos sean.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *