En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ventajas e inconvenientes del parto en el agua

Ventajas e inconvenientes del parto en el agua
Ventajas e inconvenientes del parto en el agua

SANTO DOMINGO, República Dominicano.- El parto en el agua es una alternativa para aliviar el dolor e incompatible con el uso de otros procedimientos como la analgesia epidural. “La esencia del parto en agua es precisamente su carácter de parto natural, además, la epidural no puede ser administrada dentro del agua”, explica Cristina Pérez, matrona y supervisora del Servicio de Obstetricia en el Hospital de Sanitas CIMA, en Barcelona. ¿Qué mujeres pueden elegir esta opción? Silvia Mateos, coordinadora del Programa de Parto Respetado del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz, en Madrid, explica que este parto está indicado para todas aquellas que hayan tenido un embarazo sin complicaciones ni patologías de base y con un parto espontáneo.

En cambio, hay situación ya sean por indicaciones maternas o fetales en las que está contraindicado el parto en el agua. Según Mateos y Pérez, esta vía está descartada cuando:

  • Hay una cesárea anterior o la paciente tiene alto riesgo de sangrado después del parto.
  • La gestación no ha tenido un control médico previo.
  • Se trata de un parto inducido o gemelar.
  • La madre presenta antes del embarazo enfermedades como diabetes, rotura uterina o cardiopatías. Tampoco puede realizarse esta técnica si durante la gestación sufre diabetes gestacional con insulina, preeclampsia, fiebre o anemia o se produce retraso del crecimiento fetal.
  • Hay una patología o malformación fetal diagnosticada. También se descarta el parto en el agua cuando el meconio, primera deposición de un bebé, se expulsa antes de nacer.

Pérez recuerda que esta lista no es cerrada y advierte: “En general, las mujeres con patologías médicas u obstétrica no son candidatas al uso de la sala de parto natural aunque hay que tratar y analizar cada paciente de forma independiente”.

Ventajas del parto en el agua

Según esta matrona del Hospital de Sanitas CIMA, hay estudios que avalan los beneficios asociados a este procedimiento. “Si partimos de la base de que el feto se desarrolla en un ambiente acuático, el hecho de que su llegada al mundo se produzca en un ambiente similar ya supone una ventaja porque existe una transición más sostenida”, menciona.

Para la especialista del Hospital Universitario de Torrejón de, las principales ventajas son: la mayor satisfacción materna, la menor duración de la dilatación, la posibilidad de solicitar la epidural (ya que la paciente puede salir del agua en cualquier momento) y los beneficios para la salud cardiovascular. Sobre éste último punto, Mateos comenta que mejoría el retorno venoso, la disminución de la tensión arterial y la movilización del líquido extravascular. “En principio, en los resultados perinatales en relación con el recién nacido no se han encontrado diferencias significativas”, indica.

Inconvenientes del parto en el agua

La principal desventaja de esta técnica es no conseguir el nivel adecuado de analgesia, por ello, como se ha mencionado existe la opción de salir del agua y solicitar la epidural. Según Pérez, también será necesario ir a la sala de partos fuera de la bañera si surgen complicaciones como fiebre materna, hemorragias, meconio, problemas con el cordón umbilical, si se trata de un parto estacionado (cuando la dilatación es menor de 0,5 centímetros por hora) o hay irregularidades en la auscultación fetal como la taquicardia o la bradicardia.

¿Parto en casa o en el hospital?

Ambas aconsejan acudir al hospital para así poder hacer frente a las posibles complicaciones descritas. “No somos partidarios del parto en casa salvo en lugares donde el traslado al hospital está garantizado y hay un centro hospitalario de referencia a menos de 15 minutos”, recalca Mateos. “Si se dispone de un profesional acreditado y con experiencia no debe haber problema si se realiza en casa, pero no podemos olvidar que todo parto está sujeto a complicaciones, de manera que un entorno hospitalario supone un plus de seguridad”, comenta Pérez.

Por otra parte, hay centros que solo usan la bañera para la fase de dilatación por falta de credenciales científicas sobre los beneficios y los riesgos de la expulsión en el agua, tal y como afirma Mateos. “La guía NICE lo deja a criterio de la mujer, pero sin evidencia del beneficio, mientras que la Sociedad Americana de Obstetras y Ginecólogos considera que debe ser un procedimiento experimental”, declara esta experta. “El hecho de que un hospital incluya o no en su cartera de servicios el parto en el agua puede deberse a muchos factores: falta de instalaciones, no contar con personal preparado específicamente para este tipo de partos o sencillamente porque el Servicio de Obstetricia entienda que los partos en agua no aportan beneficio alguno”, añade Pérez. En su experiencia, cada vez más pacientes  se interesan por el parto natural y, dentro de éste, el parto en el agua se perfila como uno de los más solicitados.

Instrumental y personal necesario

Un hospital con este tipo de servicio necesita disponer de los siguientes elementos y profesionales sanitarios:

  • Una matrona o un matrón para asistir a la madre durante todo el proceso.
  • Una bañera cómoda aséptica con un correcto mantenimiento.
  • Un monitor externo para la auscultación intermitente (cada 15 min, durante 1 minuto tras la contracción) que se pueda sumergir en el agua.
  • Guantes estériles largos que cubran los brazos.
  • Elementos accesorios como la iluminación o la música pueden relajar a la madre.

Fuentes: http://www.cuidateplus.com

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *