En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Vía Contraria: Buitres en el cielo

Víctor Bautista

Las lecturas que he hecho en los últimos días sobre una presunta trama de empresas generadoras de electricidad contra el patrimonio público me producen una sola imagen acústica: un cielo gris poblado de buitres carroñeros.

No hay que ser abogado para darse cuenta, tan sólo activando el sentido común, que asistimos a un terrorismo judicial con pocos precedentes en el país y que si la querella del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper), contra Ege-Haina y Ege-Itabo, tiene algún mérito, la forma carcome el fondo.

La primera sospecha de un golpe artero envuelto en legalidad salta a la vista con la estructura de la denominada “cuota-litis”, por más de RD$500 millones, prospere o no el proceso.

El monto es la pura expresión de la ambición rompiendo el saco y constituye, a mi modo de ver, el motivo central de una epopeya jurídica que podría representar un alto costo para el país, debido a sus características “espanta-capitales”.

El expediente, algo novelado, ha de verse en un contexto en que el gobierno tiene, ahora más que nunca, la necesidad de atraer inversión extranjera para la sostenibilidad de la economía y justo cuando los disturbios financieros internacionales otorgan a República Dominicana una importante ventaja comparativa para emitir deudas a buen precio y levantar capitales frescos.

Vamos a medir el riesgo. No sólo estamos expuestos a un fatal desenlace con empresas extranjeras recogiendo sus bártulos para marcharse, sino a una variación de las calificaciones del país como destino de inversión que haga a los capitalistas pensarlo dos veces antes de desembarcar en playas dominicanas.

Mi postura, absolutamente cargada de subjetividad, no es en modo alguno un llamado a la impunidad. Tampoco una beatificación del gran capital. Es, más bien, una invitación a la mejor aplicación de las reglas del juego, que no deben estar movidas por los bolsillos hondos de los oportunistas.

Víctor Bautista

@viktorbautista/[email protected]

 

 

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *