En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Vía Contraria: Cine e incentivos

Víctor Bautista

Por Víctor Bautista

Twitter.com: @viktorbautista/[email protected]

Hay un ánimo bastante pronunciado en el gobierno de revisar las leyes de incentivo que disparan el gasto fiscal en forma creciente. Como se diría en misa, esto es justo y necesario, pero siempre que se trate de un examen exhaustivo y no de un manotazo que cambie las reglas del juego en forma caprichosa.

Aunque la propuesta de reforma fiscal está mediatizada por la prontitud (pues hay que presentar en corto plazo el proyecto de Presupuesto y Ley de Gastos Públicos de 2013) sería sano hacer una revisión pausada de las leyes de incentivo en el seno del Consejo Económico y Social (CES).

Este ejercicio debería conducir a un análisis objetivo sobre los resultados tangibles de estos marcos legales en base a importantes indicadores como generación de empleos, transferencia de tecnología, impulso de las exportaciones, generación de divisas y contribución al desarrollo de una marca-país.

Leía recientemente a un columnista, en uno de nuestros diarios, a quien sólo le faltó pedir que corten la cabeza en la plaza pública a los responsables de impulsar la Ley de Cine y, por supuesto, enterrar con ellos a todos los agentes económicos que han hecho enormes inversiones bajo el amparo de un marco legal votado por el Congreso y promulgado por el Poder Ejecutivo.

En el caso de esta legislación –que busca el nacimiento de una nueva industria que conferiría variedad a la economía- es muy pronto para ver resultados. Relativamente, fue ayer cuando se aprobó. Pedir su entierro es un mal mensaje que presenta una cara inestable y poco confiable del país para atraer inversiones.

En ese contexto, hay que preguntarse si vale la pena el costo de estimular flujos de capitales en determinadas áreas –como en efecto ha ocurrido con el cine- para de golpe y porrazo cambiar las barajas y dejar a los inversionistas enganchados. Pensemos a futuro: “recuperar” un dinerito hoy nos puede llevar a perder un tesoro mañana.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *