En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Vía contraria: Dos perdedores

Si Miguel Vargas Maldonado es el capataz político que construye un insostenible castillo de naipes sobre la finca perredeísta que ostenta, Hipólito Mejía es la materialización de una ostensible falta de estrategia y de una visión cortoplacista entrampada  en el tedio y la ausencia de creatividad.

Ya nos tienen “alzados de un lado” con este discurso circular, sin principio ni fin, sobre el héroe y el villano, una dicotomía solamente conveniente a Vargas Maldonado, por cuando le promueve a partir de un marketing negativo que le lleva a creerse líder suficientemente legitimado.

Por eso tiene la osadía de hablar a la nación cuando en realidad se dirige a su limitado círculo corporativista, que con frecuencia me despierta una interrogante: ¿Estamos ante un auditorio de orates o de alucinados, creyentes en que los liderazgos se derivan de la “garata con puño”?

En paralelo, Mejía –junto con su grupo- se empeña en crear el “top of mind” del perdedor expulsado y toma el camino derrotista de las caminatas, las paradas cívicas, las pancartas y la consigna, ejercicios pertenecientes a la prehistoria de la comunicación.

No soy ducho en estos vericuetos perredeístas, que a veces disparan soluciones fuera de toda lógica dejando a los apostadores boquiabiertos, pero arriesgo la conclusión –y lo digo con un intencionado sentido profético- de que tarde o temprano el PRD pasará como un rodillo sobre Vargas Maldonado. No necesariamente esto allanará el camino a Mejía, incapaz, él y su gente, de unir puntos y, sobre todo, de ejercer oposición serena, racional y reflexiva, pero contundente, como  contrapeso y equilibrio de opinión pública. Sería la mejor forma de ignorar a Vargas Maldonado para que se caiga solo.

Pero, vamos, también es mucho pedir donde prevalece la visión tubular. Quizás asisten los perredeístas sin saberlo al preludio de un nuevo e insospechado liderazgo, aunque falta que su crisis toque fondo.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *