En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Vía Contraria: El otro yo

Victor Bautista.

Desde ayer domingo dejé de ser yo. Es que ahora sube más el precio que debo pagar por el atrevimiento de haber roto el cerco de la pobreza para colocarme en la clase media. Al leer que el séptimo paquete tributario de los últimos ocho años entró en vigencia, me fuí al espejo para hablar con mi otredad.

¿Recuerdas tu primera escuelita, en el entonces bucólico municipio de San Juan de la Maguana? Era un recinto de madera a medio terminar, techado en zinc con unos agujeros por los que entraba el diluvio. Afuera te empapabas menos. Cuando se trataba de una borrasca, los cuadernitos volaban y en ocasiones hasta desaparecían en el espacio.

A partir de ahí comenzaste a trillar sin claudicaciones un camino lleno de tropiezos y vicisitudes que venciste en forma sistemática, como quien asume una carrera de obstáculos.

Sin abolengo ni apellido sonoro, el talento te abrió las oportunidades laborales, el emprendedurismo y la entrada a ese segmento social que sostiene la economía global (un país sin clase media está liquidado). Plantaste la simiente para una nueva generación de Bautista sentada en la catapulta de la buena educación, el techo digno, la alimentación adecuada, la salud cubierta con rigor y una capacidad de consumo que conviene al fisco y a las unidades creadoras de empleos en el aparato económico

Te convertiste en un ente distributivo. Una cadena de seres humanos debajo de tu escalón social recibe, por la vía de la demanda de bienes y servicios, los beneficios de tu crecimiento. Te mereces un premio por haber doblegado el fantasma de la pobreza. Deberías recibir estímulos para que sigas creando y repartiendo riquezas.

Parece absurdo que, por el contrario, tengas que recibir el castigo de los ajustes fiscales (ya van siete en ocho años), sufrir las secuelas de políticos irresponsables, pagar platos rotos de una fiesta en la que no bailaste y quedar amenazado a futuro por otros paquetes tributarios que, probablemente, te transporten de vuelta a tu origen: la pobreza.

 

Víctor Bautista

Twitter: @viktorbautista/[email protected]

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *