X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 242,087
  • Nuevos casos 695
  • Fallecidos total 3,150
  • Nuevos fallecidos 11
  • Recuperados 195,594
  • Críticos
  • Pruebas 1,223,808
<< Mapa interactivo >>

Vía Contraria: Réplicas y pensiones

Víctor Bautista

Twitter.com: @viktorbautista

Un buen amigo me ha hecho algunas observaciones sobre mi Vía Contraria del pasado lunes respecto al “degüello” de Hivanjoe Ng Cortiñas y sus elementos causales.

Las reproduzco porque creo que el derecho a réplica es sagrado. No uso el nombre del emisor porque no me lo autorizó y yo respeto la privacidad, una categoría con rango constitucional.

Mi amigo afirma que la máxima autoridad monetaria aprobó un plan de pensiones complementario para la Superintendencia de Bancos con muchas modificaciones, asumiendo recomendaciones de expertos actuariales, como Hernando Montás, y disponiendo que la institución supervisora del sistema financiero aportara RD$600 millones en tres años para dar soporte a ese fondo.

Es decir, descarta de plano que la Junta Monetaria validara “el privilegio que hizo rodar la cabeza de Hivanjoe” y agrega que la última palabra la tenía la Superintendencia de Pensiones que, en efecto, aprobó el plan. Por otro lado, sale al frente a la referencia de que “otra instancia superior  ya cuece en salsa la rehogada pensión que dará a sus miembros por ocho años de servicio.»

A propósito, sostiene que la pensión que recibirán los actuales miembros de la Junta Monetaria no es una creación del período 2004-2012, sino que el esquema existe desde la época en que los representantes de ese organismo eran honoríficos, pero recibían una pensión equivalente al salario de un director (supongo que del Banco Central).

Y asegura que a partir de la Ley 183-02, Monetaria y Financiera, los miembros de la Junta Monetaria son retribuidos debido a que sus funciones no se limitan a la asistencia a las sesiones, sino que asumen tareas que demandan largas horas de trabajo.

Con esta réplica un poco atípica espero abarcar la inquietud de otro amigo que también reaccionó diciendo: “Cuando leí tu columna me causó estupor. La releí tratando de hurgar la esencia profunda, la motivación medular, el mensaje propuesto y me produjo sensaciones negativas junto a un estado de confusión y desconcierto”.

 

 

 

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *