En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Vía Contraria: Semáforo en rojo

Vía Contraria: Semáforo en rojo
Víctor Bautista

Expectativa, ansiedad e incertidumbre constituyen la triada semántica más adecuada para definir la situación de los agentes económicos, especialmente de los empresarios, ante el advenimiento de una inevitable reforma tributaria.

Múltiples son las especulaciones sobre cambios en determinadas figuras impositivas. Abundan las fantasías y las pesadillas que generan altos niveles de zozobra y de actitudes defensivas.

Algunos sectores ya han salido al ruedo para advertir el cataclismo que sobrevendría si se le toca con una reforma tribuaria.

Otros, que también quieren librarse de lo que al parecer serán las siete plagas de Egipto, piden al  Gobierno que asuma el sacrificio solo por la vía de la reducción del gasto y del tamaño del Estado.

La antesala del debate de la reforma, que será presentada este jueves por el presidente Danilo Medina al Consejo Económico y Social, ha sido tensa. Un limbo pesa sobre las actividades productivas, con unas agendas postergadas a la espera de qué pasará.

Con razón los esfuerzos de la Junta Monetaria en reducir la tasa de interés no se han reflejado en un aumento de la demanda de créditos. La economía está estacionada, con un semáforo en rojo de frente, esperando señales claras para escoger la vía por la cual se desplazará.

Francamente creo que no hay razones válidas para que el Gobierno tarde tanto en poner sus cartas fiscales sobre la mesa, aunque fuese de manera preliminar y sujetas a cambio luego del contacto con el FMI.

Hasta el jueves estaremos viendo catarsis públicas. Yo hago la mía: deberíamos cuidarnos de limitar el consumo de los segmentos menos favorecidos, de empujar hacia el abismo a la clase media y de destruir la capacidad de ahorro del país (que de por sí está muy reducida).

Mi deseo es que la reforma fiscal no sea la entrada a tierra de un mar arrasante y que los afectados no tengamos que hacer de ella El Armagedón.##

Twitter: @viktorbautista/[email protected]

 

 

 

 

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *