En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Viceministro Schiffino: “Cuando ceda la fiebre, más atención debemos ponerle”

Viceministro Schiffino: “Cuando ceda la fiebre, más atención debemos ponerle”
Viceministro Schiffino: “Cuando ceda la fiebre, más atención debemos ponerle”

Por Nicanor Leyba

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Es una escena común, casi una estampa en hospitales y centros clínicos. El padre o la madre llora con desconcierto a su niño fallecido por dengue. Lo había llevado con fiebre alta y lo habían despachado. En otros casos, la hospitalización no fue suficiente para preservarle la vida.

La cifra de fallecimientos por esta enfermedad viral en 2013, la más alta de los últimos 10 años, indica que personal médico y familiares no han aprendido, en la necesaria amplitud, cómo tratar los casos febriles de niños y adultos con sospecha de dengue, asevera el médico Rafael Schiffino, viceministro de Salud Pública.

[jwplayer mediaid=”229453″]

“Los médicos en su mayoría, principalmente en los pueblos, y las madres, las familias, cuando el niño baja la fiebre, dicen ya se sanó. Y ahí es que está el problema y eso es lo que nos está pasando a nosotros”, advierte el especialista en Pediatría.

El galeno, titular del viceministerio de Salud Colectiva, especifica que el dengue provoca una etapa febril de cuatro a cinco días y que al cabo de este lapso la calentura del cuerpo del paciente tiende a bajar, lo que de ninguna manera quiere decir que debe terminar la observación médica y la del hogar. Para ello, hay un protocolo de exámenes clínicos y observación periódica que debe seguirse al pie de la letra.

“El Algoritmo del dengue dice cuando ceda la fiebre, más atención debemos ponerle, porque ahí es que vienen las complicaciones de los sangrados”, agrega el funcionario con entrevista para noticiassin.com.

¿Cuáles factores influyen para cifras tan elevadas de afectados y de muertes por dengue en 2013?

El dengue es endémico en nuestro país, pero también es una enfermedad regional. Se podría decir que de todos los países de clima cálido, América del Sur, América Central, África. Nuestro país, que está en las Antillas, no escapa a la propagación del mosquito Aedes Aegypti.

La morbilidad, o sea, la población del mosquito, va a depender de varios factores: la educación de las personas para no producir criaderos de mosquitos que se cultivan en aguas limpias, en aguas almacenadas, provenientes de las lluvias, en cántaros, cacharros, además, los tiempos calurosos.

La falta de un mecanismo de dotación básica del recurso agua hace que la gente almacene agua en su casa y esa agua es criadero, los tanques, los bidones, las cisternas, los tinacos -las tapas de éstos vuelan con el viento-, las gomas. En los basureros tiran todo tipo de cacharros, cuando llueve se llenan de agua limpia y ahí viene una población de mosquitos grande.

El  mosquito va a producir brotes según la circulación de los virus, son cuatro virus los del dengue: 1,2,3,4. El año pasado la Organización Mundial de la Salud lanzó un alerta a todos los países, que íbamos a tener la mayor epidemia de dengue para el año 2013.

¿Qué tan preparados estamos frente a eso?

Nosotros, dentro de las posibilidades que tiene el Ministerio de Salud, hemos elaborado el Plan Estratégico del Dengue, un plan integral que contempla la participación de las organizaciones gubernamentales, como Educación, Obras Públicas y no gubernamentales y descentralizadas, como los ayuntamientos, y la comunidad, que es el factor principal.

Ahí participan todos los programas. El Centro de Enfermedades Transmisibles por Vectores (Cencev) tiene el rol de hacer la encuesta entomológica, o sea, en la población donde aparecen casos de dengue, ver cuál es la circulación del mosquito, para nosotros tomar medidas preventivas con respecto a esa población. O sea, que tengamos que fumigar y descacharrizar para que la población del mosquito descienda.

También llevamos una campaña de educación a las personas para la que utilizamos un kit, que llamamos el kit del dengue-coléra, con cinco informaciones. Les ponemos un clorito para que las personas nos abran la puerta y nosotros poder explicarles cómo ellos tienen que evitar tener el asesino en sus casas, porque ellos mismos son los que lo producen.

¿Y tantas muertes por qué?

¿Qué ha provocado en este país este año que tú observas que hay países declarados en emergencia, como Nicaragua, Guatemala, y que en Costa Rica, un país con una educación muy superior a nosotros, con un sistema de salud más avanzado que nosotros y con una población que no llega a la mitad de nosotros, tenga 30 mil casos de dengue y solamente tenga seis muertes, y que nosotros, un país con 10 millones, tengamos 9 mil casos de dengue y 65 muertes?

El número bajo (de afectados) con respecto a Costa Rica es porque nosotros tuvimos el año pasado una epidemia de dengue y las personas parece que fueron picadas, y ya esas personas se hacen resistentes, al parecer, al dengue, al mismo virus. Ahora, si viene un nuevo virus… a nosotros sólo nos falta uno que no está circulando, que es el 3. Si el tres entra, nosotros vamos a tener una epidemia peor que la de Costa Rica.

O sea, que este año, con esa población, ya para el año que viene siguen descendiendo los casos de dengue. Ahora ¿qué está pasando con la mortalidad, con respecto a los otros países? Que ellos tienen un sistema de vigilancia intrahospitalaria, en Costa Rica, por ejemplo, y su protocolo de atención, que el médico que se sale de ese reglamento de atención va a tener problema.

Nosotros estamos implementando, conjuntamente con el Colegio Médico…ya lanzamos el reglamento de atención al dengue, que lo teníamos desde hace mucho tiempo, pero ahora estamos educando al médico de cómo tratar un caso de dengue para evitar que se muera.

Si tú observas, antes del algoritmo (el reglamento o protocolo), las muertes iban rápidas, ya nosotros tenemos tres meses y sólo hemos tenido 65 muertes; son muchas, pero al ritmo que llevábamos nosotros deberíamos tener 100.

¿Cuáles son los elementos principales de ese protocolo?

La parte más importante es que todo febril que llegue  a un servicio se determine si tiene o no signo de alarma.

Está con colores. En esta primera parte, dengue sin signo de alarma, pacientes que presentan fiebre pero que el médico no sabe si es dengue o no, pero se manda a la casa, a la mamá se le pone en alerta.

Dengue con signo de alarma, que el manejo es distinto, un examen complementario, lleva tratamiento, lleva la hidratación y un seguimiento continuo, sin despegarse del paciente. Ya el dengue grave es un paciente que debe tratarse en cuidados intensivos.

Nosotros somos el país que tiene menos casos de dengue, pero somos el país que está en primer lugar en muertes, por lo que tenemos que intensificar más la educación médica para el tratamiento y eso es lo que estamos haciendo.

¿Cómo evalúa la respuesta de la población a las recomendaciones preventivas?

En el programa de promoción y educación en salud que estamos llevando casa por casa, observamos que la población ya tiene una actitud distinta con respecto al niño con fiebre. Más de un 90 por ciento de los niños con fiebre son llevados ya a los recintos para su atención.

Con respecto a la disminución de la producción el mosquito Aedes Aegypti, la población no coopera. Nosotros estamos constantemente, semana tras semana, casa por casa, barrio por barrio, llevando la información de cómo evitar el criadero del mosquito, que es el que le va a provocar la muerte a su familia y se sigue produciendo e incrementando el mosquito, producto de la no acogencia al cambio.

Y el tercer elemento es que el plan de control de dengue es integral, es un plan participativo, donde deben participar los organismos gubernamentales, no gubernamentales, descentralizados y la comunidad.

Las organizaciones comunitarias se han integrado, pero los ayuntamientos se nos han hecho difíciles; participan cuando prácticamente nosotros los convocamos, hacemos una jornada, matan ellos dos o tres (mosquitos), pero no hay un involucramiento, con algunas excepciones, como el síndico de Los Alcarrizos, Junior Santos. Ese está involucrado, por eso tú observas que en Los Alcarrizos prácticamente el dengue no aparece.

Volviendo a los hospitales, nosotros somos el país que menos casos tiene, aunque ha habido un incremento, pero tenemos más casos de muerte. Te ponía como ejemplo Costa Rica, que es un país con un sistema de salud fuerte, con una inversión del Producto Interno Bruto en salud de prácticamente seis por ciento, con una población de cuatro millones de personas, y tiene más de 20 mil casos de dengue en este año y una mortalidad de menos de seis gente; nosotros tenemos 65 muertes.

Con respecto al personal de salud, ¿Ha habido lentitud en cuanto a asimilar los métodos para detectar el dengue a tiempo y para tratarlo?

Claro, claro. Mira, el Ministerio  de Salud está subdividido en viceministerios, esto es Salud Colectiva, a nosotros nos corresponde promoción y educación de la salud, por eso tú nos ves siempre en los barrios, esa producción de ese algoritmo (protocolo) es para darle educación al médico, no es para la gente, es para que el médico lo asuma.

El domingo pasado me llama a mí Eduardo Rosario (relacionista del ministerio), con un caso de un paciente por allá por Tenares. Me pone al familiar y yo le digo ponme al médico que lo está atendiendo. Le había indicado Interferón que cuesta muchísimo dinero, le había indicado todo menos lo que dice el algoritmo,.

¿Cuál puede ser el pronóstico de ese niño? Que vaya a complicarse porque no se está haciendo lo que tiene que hacerse. Y así está pasando en todo el país.

¿Por qué si el dengue mata más gente que otras enfermedades, no hay más orientación a nivel de congresos, seminarios, postgrados?

Se sobreentiende que el médico es un individuo que ha sido capacitado con un título que dice doctor en medicina y con licencia, que se llama exequatur, para ejercer su trabajo. El trabajo del médico es proveer salud al enfermo, porque de la promoción y educación de la salud nos encargamos nosotros.

¿Pero, qué pasa? El conocimiento no es igual en todos los médicos. El médico que no tiene conocimiento nosotros tratamos por medio de reglamentos y protocolos de atención que se rija por una normativa para el diagnóstico y el tratamiento.

¿Pero no se realizan jornadas en los hospitales?

Esa parte tienes que preguntársel a (el área de) Redes de Atención. Se hace, se hace, pero Redes te puede decir cómo lo están haciendo.

Ahora, nosotros estamos programando, para lo que me he valido del ex presidente de la Sociedad de Pediatría, Doctor Brea, jornadas de capacitación regionales con los médicos con respecto al algoritmo.  Vamos a comenzar a partir de la próxima semana; con todos los médicos las unidades de atención primaria.

Luego iremos, conjuntamente con Redes, a los hospitales, principalmente a los hospitales de los pueblos.

El dengue, en el 70% de los casos, nos los aportan los hospitales de la región del Cibao, San Francisco de Macorís, Moca, Santiago. El Distrito Nacional, solamente en la circunscripción este tenemos algunos casos. En el Distrito Nacional el médico está preparándose mejor para la detección del dengue. ¿por qué? porque Salud Pública aquí en la capital está más cerca de ellos y (si ocurre) una muerte rápido le hacemos ver que fallaron. Mientras en los pueblos a veces tenemos descuidos, que llega tarde, que el EPS no fue, se murió, lo conocemos más por la prensa que por el sistema de vigilancia y de control.

¿Debería haber un presupuesto específico para el dengue?

Claro que sí. Esa es otra parte, nosotros tenemos un plan operativo de dengue, pero adolecemos de los recursos para que todos esos planes operativos que hay en las provincias, para control y prevención del dengue, los fondos para su ejecutoria les lleguen de manera oportuna y nosotros no lo hacemos.

¿Qué asignación maneja?

Hay dos cosas. A veces en el presupuesto, tenemos los fondos para hacer algo pero no llegan de manera oportuna.

Digamos que yo en octubre voy a hacer una jornada provincial en Santiago y Moca y yo tengo los fondos en el presupuesto pero para ese  día no me llegan.

Me llegarían cuando la jornada ya se haya desprogramado. Ese es un factor importante. De que Salud Pública no sea tratada por las leyes de presupuesto y la de Compra y Contrataciones. Nosotros no podemos ser tratados igual que Obras Públicas. Obras Públicas puede hacer una licitación para una obra y puede durar meses, pero nosotros tenemos una jornada nacional y si todos los productos van a una licitación se va el año esperando.

Ahí nosotros tenemos solicitados productos para promoción de dengue, cólera y leptospirosis, compra de bombas para fumigar, contratos de fumigación, compras para control de ratas, el dinero para la supervisión y el monitoreo de los planes. Todo eso está ahí desde noviembre, y donde está?. Hay que esperar que hagan una licitación y se lleve el año entero. Llega el momento en que en diciembre todavía yo no he ejecutado ni el 20% del presupuesto y luego dicen a pero qué mal gerente es Schiffino.

Vete allá para que veas cuántas cosas hay solicitadas, los insumos para materno infantil, ácido fólico y hierro para embarazadas, desparasitantes para escolares.

Todo eso se cae, todo, porque la ley dice esto y esto. Entonces Salud no puede programarse para ese sistema. Si a nosotros se nos mete un brote, o una epidemia en una provincia, ¿En dónde están los cuartos para meternos de cabeza para allá? Dónde están los recursos para contrarrestar rápidamente eso.

Eso es una parafernalia pidiendo y buscándosela como los toros y a veces rompiendo las mismas reglas para contratación de compras y servicios. A veces yo estoy tan apurado que le digo a uno ahí: mira tráeme el fungicida que si no lo pago yo de mi bolsillo y si no lo pagan ellos.

¿Cuál es el presupuesto asignado al viceministerio?

Más de mil millones de pesos asignados.

Pero ¿y dónde están? El Cencev mensual está pidiéndonos a nosotros, que fue una donación se puede decir, que en el primer gobierno de Leonel Fernández yo le solicité un millón de pesos para el Cencev para el control de brotes. Y el presidente nos mandaba 10 millones mensuales, todos los meses, de los fondos de la Presidencia para Salud Colectiva, para control de vectores malaria y dengue, y eso se ha seguido, pero ¡imagínate! un milloncito que ahora sale. Y llegan 10 (millones) aquí a Salud Pública y a nosotros nada más nos dan uno.

 

¿Cuál es la situación del cólera, en comparación con el dengue?.

El cólera hasta ahora no es preocupación. Hasta ahora. Primero el cólera es fácil de controlar, solo tiene un transmisor, la boca; es una bacteria. Segundo, los médicos saben tratar diarrea, hasta los estudiantes saben tratar diarrea; por eso el cólera no provoca esa gran mortalidad.

El cólera está en República Dominicana, lo que no tenemos es brote ni epidemia, pero casos vamos a tener siempre hasta que lo eliminemos. Hay un plan de eliminación.

Ahora, los dos brotes que hemos tenido, en San Juan, y en Higüey han sido producto de extranjeros que los han traído ingenieros en camiones, los han depositado en un barrio, han venido contaminados y el brote se ha dado entre ellos porque los colocan en sitios donde no tienen agua, ni tienen donde defecar.

El dengue es una enfermedad de más fácil tratamiento, porque es viral mientras el cólera es una enfermedad bacteriana agresiva, que te lleva rápido a complicaciones de muerte, pero el médico sabe tratar el cólera.

El dengue tiene un problema. Tiene un período febril. A los cinco días, al niño se le van las fiebres y después de las fiebres, dentro de las 24 y 48 horas, si no se tiene un seguimiento de ese niño, puede hacer dengue grave.

Entonces los médicos en su mayoría, principalmente en los pueblos, y las madres, las familias, cuando el niño baja la fiebre, dicen ya se sanó y ahí es que está el problema y eso es lo que nos está pasando a nosotros.

Por el eso el algoritmo del dengue dice cuando ceda la fiebre, más atención debemos ponerle, porque ahí es que vienen las complicaciones de los sangrados.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *