En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Víctimas y verdugos

Hablemos  de verdugos y víctimas sociales, de torturadores y torturados dentro de una dominación social.

¿De cuál “carga” hablan  racistas y xenófobos cuando se refieren a una inmigración haitiana que genera, para beneficio de ricachones capitalistas y del corrompido Estado dominicano, mucho más recursos que los servicios y la variada pobreza que le brinda este sistema?

Algo similar se escucha en EEUU, EUROPA Y PUERTO RICO cuando se refieren despectivamente a la inmigración criolla.

La verdad  es que las clases capitalistas -incluido su voraz componente transnacional- y la delincuencia de Estado, se chupan gran parte de las riquezas generadas por el trabajo y el talento de de ambos pueblos; empobreciendo y degradando, con variada intensidad, las dos sociedades, una receptora de una migración paupérrima y otra no, ambas expulsadoras de sus sectores más sufridos y/o desesperanzados a variaos destinos.

Aquí los/as pobres procedentes de Haití generalmente se quedan por debajo de los/as dominicanos/as más pobres, sin que en tales circunstancias –y dados las gradaciones de pobreza- cesen los flujos migratorios; siendo el escenario dominicano el más precario para los/as inmigrantes haitianos, aunque no tanto como el de su depredado e invadido país, y presente en ambos casos el destino hacia el Norte brutal.

Cuando se habla de inmigrantes, los salarios, remesas y servicios gratuitos resultan sumas muy inferiores a las que se apropian los ricos, Estados y entes receptores y explotadores de esas poblaciones; saqueadores además de patrimonios naturales. La ley del embudo no cesa aplicarse.

Observen bien las fortunas de los magnates del azúcar, la construcción y las plantaciones agrícola, de los políticos y generales ladrones… y resultará inocultable la sangre, el sudor, el dolor y las penurias de la inmigración haitiana. Otro tanto, en otro nivel, ocurre en el mal llamado primer mundo con las poblaciones trabajadoras de Asia, África y América que se radican allá, incluida la dominicana.

Hagamos conciencia, pues, de que EEUU, las potencias imperialistas y sus socios locales quieren poseer nuestras repúblicas, islas, continentes y regiones… sus riquezas y bellezas…descartando la condición humana de los seres que las habitan y/o exprimiéndolos hasta la inanición.

Dejémonos de convertir en amenazas a las víctimas haitianas y dominicanas de la rapacidad capitalista, y de exculpar la dominación que genera la tragedia migratoria en este país y en un planeta, que bien podrían ser escenarios de bienestar social y libertad para todos los seres humanos, sin importar color de piel, identidad cultural, sexo, edad, creencias…

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *