A patadas y trompadas se enfrentaron este martes agentes de seguridad y detenidos luego de que se aplazó la audiencia de medidas de coerción a los presuntos implicados de asaltar una estación de combustible en el sector Mango de Pepe, en Bonao.


Según el corresponsal Johnny Alcántara, los detenidos desafiaron a las autoridades en la sala de audiencia que a punto de pistola pudieron calmar los ánimos.


El conocimiento de la medida de coerción fue aplazada debido a que los representantes legales de los imputados no se presentaron.