A un año del magnicidio del Presidente haitiano Jovenel Moïse, en ese país los ciudadanos lamentan la perdida, que además ha desatado una ola de inseguridad e incertidumbre.