En su última actividad en Nueva York, el presidente Abinader hará un llamado este miércoles a la comunidad internacional, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU para acudir en ayuda de Haití, que vive una crisis humanitaria tras el terremoto de agosto, el magnicidio del presidente Moïse y las repatriaciones masivas desde la frontera México-estadounidense de miles de haitianos que hacía años habían emigrado a Chile y Brasil.