Activistas de derechos humanos marcharon este jueves a la sede del Congreso para protestar contra la inminente aprobación del Código Penal que mantiene la prohibición total y penalización a cualquier tipo de interrupción del embarazo, para exigir medidas para detener la ola de violencia de género y para conmemorar el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.


La despenalización del aborto en las tres causales es la principal demanda de estas organizaciones que insisten en que el Código Penal debe garantizar el respeto a los derechos de las mujeres.


En un manifiesto leído ante una comisión de legisladores también exigen la reincorporación en el Código Penal de la protección ante la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Además, que se apruebe la Ley Orgánica Integral contra la Violencia, que tiene años engavetada en el Congreso.