Con una biblia en manos, así llegó al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva el ex jefe de seguridad del ex presidente de la República, Adán Cáceres Silvestre, junto a los demás implicados, para el conocimiento de la solicitud de prórroga que hizo el Ministerio Público de cuatro meses para completar la acusación formal del caso.