Al margen de las pérdidas materiales que dejaron las riadas, en dos semanas el país podría sufrir efectos en términos de salud ante el posible surgimiento de casos de leptospirosis y un repunte de dengue, así como de afecciones gastrointestinales y otros males, según advierte el Colegio Médico y especialistas.