El aumento al sueldo mínimo del sector privado no sectorizado, el más alto en dos décadas, no fue recibido con entusiasmo por todos los sectores.


Propietarios de pequeños negocios lo califican como un "duro golpe" y advierten para implementarlo se verán obligados a cancelar a una parte de su personal.