Seguimos con el tema porque en Santiago, consumidores afirmaron que en esta ocasión los precios no fueron los suficientemente atractivos.


Mientras, comerciantes acordaron extender por toda una semana las ofertas, con el objetivo de que la población pueda aprovechar los bajos precios.


Según nuestro corresponsal, Luis Manuel Báez, la afluencia de personas en las tiendas y supermercados, fue mínima.