A pesar de apoyar la posición del gobierno frente al Consejo de Seguridad de la ONU sobre la urgencia de una intervención en Haití, sectores nacionales sugieren que los discurso ante los organismos internacionales sean más contundentes y dejen claro el grave daño que ocasiona la crisis haitiana no solo a República Dominicana, sino también a la región.