La masacre de Higüey y otros hechos de violencia que dejaron más de una decenas de muertos durante el fin de semana y los enfrentamientos con armas de fuego, puños, machetes y botellazos en diversos teteos revelan que el país vive una nueva ola de violencia agravadas por la crisis económica, el desempleo y la sensación de confinamiento.