Como positivo valoraron  algunos ciudadanos el anuncio de que varias  personas han entregado de manera voluntaria más de un centenar de armas de fuego ilegal luego de haberse  emprendido el programa País Seguro en Cristo Rey.


Sin embargo, entienden que este esfuerzo es insuficiente para frenar los actos delictivos en el sector.


Y es que según el director de Policía Nacional los índice de criminalidad en el lugar han disminuido en tan solo un mes de iniciada la campaña de desarme.