La confirmación de que la muerte tras permanecer una noche en un destacamento policial del joven maestro David de los Santos  tiene características de “homicidio” y los recientes fallecimientos de otras personas que fueron detenidos por agentes  pone en entredicho el proceso de reforma policial para la que el presidente Abinader creó una comisión especial, contrató un especialista internacional y aumentó los salarios de los agentes, y que ahora hace más que urgente, de acuerdo con la sociedad civil.