La diputada Fiordaliza Peguero se mostró compungida luego de la eliminación del párrafo dos del artículo 123 que establecía que no se considera violencia intrafamiliar la disciplina en el hogar bien aplicada a los hijos que no genere trato crueles físicos ni psicológicos.


“No le llamo improperio sino impotencia, porque yo no puedo ver como en este Congreso, donde se supone que nosotros estamos para fortalecer la familia, estamos contribuyendo a la destrucción de la misma”, expresó Peguero.


Dijo sentirse indignada “al ver que todo un trabajo, de casi 12 horas, fue tirado por la borda”.


“Yo soy un ejemplo vivo de las correcciones que hicieron mis padres conmigo, me dieron pela, pero soy una mujer íntegra de los pies hasta la cabeza, y así crié a mis hijos, y hoy son jóvenes intachables”, manifestó la funcionaria.


Agregó que ha sido cuestionada porque “dije un coño y lo retiré por respeto al presidente de la comisión pero lo dije y no me arrepiento”.


Este jueves la comisión bicameral que estudia el proyecto de reforma al código penal eliminó el párrafo II del artículo 123, por lo que en lo adelante será penalizada la disciplina bien aplicada en los niños.