Profesores vuelven a paralizar la docencia en toda la provincia de Santiago, en demanda de un aumento salarial, pensiones justas y otras reivindicaciones.


Al inicio de la protesta, un agente de la policía lanzo una bomba lacrimógena que no impidió la continuidad de la movilización magisterial.