En San Francisco de Macorís, donde ya han muerto cinco personas por consumo de alcohol adulterado, las autoridades desmantelaron una destilería clandestina y allanaron varios establecimientos comerciales.