Con el inicio del verano, los pequeños comerciantes de la capital se enfrentan no solo al calor, sino también a los altos costos de la tarifa eléctrica, que temen continúen aumentando debido a que mantienen encendidos abanicos y aires acondicionados prácticamente todo el día para combatir las altas temperaturas.