REDACCIÓN.- Un corredor a más de 200 millas por hora perdió el control sobre el pantano seco, en California, provocando que el vehículo diera incontables vueltas en el suelo hasta destruirse por completo.

[jwplayer mediaid="243299"]

El conductor del vehículo, para sorpresa de muchos, no perdió la vida gracias al efectivo sistema de seguridad del vehículo, sin embargo, fue ingresado al hospital con un pulmón colapsado, una herida en su barbilla y un severo hematoma en su cabeza