Un nuevo apresado tras su supuesta vinculación en la Operación Larva fue lo que motivó el aplazamiento del conocimiento de la medida de coerción que solicitó el Ministerio Público para las 14 personas que ya tenían varias semanas detenidas por su presunta implicación en la denominada red narcotráfico y  lavado de activos.