Un hombre que permaneció atrincherado en su  vivienda junto a su esposa y una bebe de unos tres meses de nacida pidió conversar con la periodista Alicia Ortega para entregarse.


Al momento de la llamada, Ortega intentó convencer al señor Fernando Gómez para que resuelva la situación de forma pacífica.


Durante la llamada, la policía aprovechó la distracción para entrar por la parte trasera de la casa y poner bajo custodia a Gómez.