Entre los tres generales apresados la madrugada de este jueves por medio de la Operación 5 G, suman una fortuna de RD$167.9 millones de pesos, según las declaraciones juradas de bienes de los militares.


El general de la Fuerza Aérea Dominicana de República Dominicana (FARD), Juan Carlos Torres Robiou, exjefe del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), cuenta con 40.5 millones de pesos en activos.


Según se detalla en su declaración, tiene cuatro inmuebles con valor de RD$19.1 millones, dos plantaciones de yautía y yuca de RD$2.2 millones, dos vehículos con un valor ascendente a los RD$5.4 millones, también nueve cuentas bancarias de RD$5.3 millones y cuatro certificados de inversión de RD$6.5 millones.


También sale a relucir que cuenta con 23.8 millones de pesos en pasivos (deudas).


Otro que cuenta con activos millonarios es el general Julio Camilo de los Santos Viola, de la Fuerza Aérea Dominicana (FARD).


Santos Viola tiene 20 inmuebles (14 solares, tres parcelas, dos apartamentos y una residencia) los cuales suman un valor de RD$57.4 millones.


En la lista también se visualizan tres cuentas bancarias ascendentes a RD$5.9 millones y un vehículo de 1.4 millones de pesos. Mientras unos RD$20.5 millones son pasivos.


De su lado, el general Boanerges Reyes Batista, del Ejército de República Dominicana, amasa una fortuna de 62.7 millones en activos que se detallan de la siguiente manera:


Cinco inmuebles con valor de RD$46.1 millones, producción de vacas y cerdos de RD$3.7 millones, diez cuentas bancarias que suman RD$3.1 millones.


También un certificado de inversión con valor de 6.1 millones y pesos y dos vehículos que suman 1.6 millones de pesos.


Según los datos de la declaración jurada de bienes  Reyes Batista cuenta con un pasivo de  8.6 millones de pesos.


La Operación Coral 5G incluyó 49 allanamientos en el Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo, Santiago y La Vega, en una acción sincronizada dirigida por los procuradores adjuntos Yeni Berenice Reynoso y Wilson Camacho, responsables de la Dirección General de Persecución del Ministerio Público y la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca).


Estas nuevas acciones contra la corrupción administrativa se suman a las realizadas por la Operación Coral, por la que también cumplen prisión preventiva de 18 meses varios miembros de la Policía Nacional y organismos castrenses.


Los tres generales se encuentran detenidos en la cárcel del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva junto a cinco coroneles y dos cabos de las fuerzas castrenses nacionales.

El Ministerio Público tiene plazo hasta las 10 de la noche de este viernes para depositar la solicitud de medida de coerción ante la Oficina de Atención Permanente.