La preocupación y desesperación aumenta entre productores del Bajo Yuna que temen grandes pérdidas económicas por la falta de factorías que garanticen recibir su producto.