La falta de agua en el campo comienzan a sentirse en los mercados, donde algunos alimentos agropecuarios, especialmente frutos y vegetales, ya han subido de precio, agravando la situación de la población que debido a la crisis económica había sustituido el pollo por otros productos.


Los productos nacionales son los que más han sufrido alzas en las últimas semanas; así lo aseguran comerciantes de mercados populares quienes atribuyen los ajustes a la sequía.