Ante los apagones que se registran en diferentes sectores, el ministro de Energía y Minas indicó que las suspensiones se deben al incumplimiento del distribuidor de carbón mineral que abastece la termo eléctrica Punta Catalina, mientras comerciantes y otros usuarios del servicio se quejan de que la facturación les llega con incrementos, a pesar de que reciben menos horas de electricidad.


La situación que ha generado quejas, fue atribuida también por Antonio Almonte al alza del precio de los combustibles en el mercado internacional. En cuanto a la falta de suministro de carbón mineral, indicó que esto ha generado pérdidas de unos 15 millones de dólares.


Los funcionarios criticaron que a la hora del gobierno pasado firmar el contrato con la empresa extranjera para comprarle el combustible, no establecieron que en situaciones de no cumplir tengan una sanción, situación que ha provocado la pérdida por día de más de un millón de dólares en venta de energía.


De su lado, ciudadanos y comerciantes se quejan por la frecuencia en que se producen las suspensiones de electricidad.


Ricardo Mones, quien por más de 10 años tiene una carnicería en este sector de Villa Juana, asegura que tuvo que tirar a la basura más de 80 de libras de carnes molidas, debido a los prologados apagones.

Aunque ciudadanos denuncian en que sus facturas han incrementado sus precios en la tarifa, el gobierno insiste en que no se ha autorizado alzas.