Al principio del anuncio de la prohibición de asistencia médica a las parturientas indocumentadas hecho por el gobierno dominicano, disminuyó considerablemente la presencia de extrajeras en el Hospital Padre Fantino de este municipio.