Con más del 80 por ciento de sus camas UCI en uso con pacientes de Covid, el hospital Marcelino Vélez en Herrera se encuentra al borde de su capacidad, mientras el repunte de la pandemia amenaza con saturar nuevamente las unidades en otros centros asistenciales.