Pese al incremento de 230 por ciento de casos de dengue en lo que va del año y la advertencia del Ministerio de Salud ante una eventual epidemia, los barrios populares en las riberas del Ozama deben lidiar con la presencia masiva de mosquitos, sin que las autoridades fumiguen y los ayuden a erradicarlos.


Las alarmas se encendieron en zonas vulnerables del Gran Santo Domingo donde el mosquito ha causado estragos entre sus residentes.


Según el boletín epidemiológico del Ministerio de Salud Pública los casos de dengue aumentaron en un 230 por ciento, el año pasado para esta fecha se registraron 571, mientras que este año la cifra aumentó a 1,904.