Pese a los subsidios millonarios del gobierno al sector arrocero, el precio del cereal es inestable con tendencia al alza, de acuerdo con comerciantes y amas de casa de diversos sectores de la capital.