La constante devaluación de la moneda haitiana frente al peso dominicano ha provocado una caída abrupta de las ventas en el mercado binacional de Dajabón, afectando a comerciantes y productores.