Con el descenso en la positividad diaria del covid-19 que se ubica este martes en un 6.86  por ciento y la caída en el nivel de ocupación hospitalaria y en UCI, el personal médico de los hospitales públicos toma un respiro en su cargada actividad, mientras las clínicas privadas evalúan volver a reducir las camas destinadas al coronavirus en al menos un 50 por ciento.