Frente el incremento de los casos de la variante ómicron, Estados Unidos se apresta a disponer este jueves nuevos requisitos para los viajeros, que deberán presentar pruebas negativas del virus realizadas con 24 horas de antelación en lugar de las 48 horas hasta vigentes, según adelantó el periódico The Washington Post.


El diario informa que Washington estudia imponer pruebas a todos los que ingresen al país sin importar si están vacunados o no e incluso contempla la posibilidad de ordenar una cuarentena obligatoria de siete días.