El blanqueamiento dental es un tratamiento cuyo objetivo es aclarar el color de los dientes, eliminando las manchas y la decoloración.


Sin embargo, este procedimiento debe hacerse bajo un estricto protocolo y con un profesional en el área ya que a largo plazo podría perjudicar nuestros dientes.


Es el más popular de los tratamientos dentales estéticos. Se realiza para lograr una sonrisa más blanca, mejorar la confianza, aportar en la higiene dental y obtener resultados rápidos mediante un procedimiento indoloro, eliminando así las manchas amarillas de los dientes.


Algunos hábitos pueden provocar que el blanqueamiento natural de los dientes empiece a desvanecerse. Fumar, además de tomar alimentos y bebidas con colorantes pueden ser factores que aceleren este proceso.


Este proceso suele realizarse de diferentes maneras. Mediante la aplicación de un gel, el uso de láser, y hasta luz LED.


Debe ser realizado por un especialista certificado en el área ya que de hacerlo de forma incorrecta, podría ocasionar una sensibilización permanente en nuestros dientes.


Es necesario acudir a consulta o a un especialista para saber qué tipo de blanqueamiento es el indicado según el estado bucal y salud del paciente.