Como un "trago amargo" calificaron este viernes algunos economistas la decisión del Banco Central de elevar la tasa de política monetaria de 6.50 a 7.25%. Sin embargo, otro estudiosos en la materia consideran que la junta monetaria tomó la medida que le permitían las circunstancias les permitía en medio del complicado contexto internacional que sigue generando la guerra entre Ucrania y Rusia.


Ver más en www.noticiassin.com