Se trata de Don Emilio Rodríguez Demorizi, historiador, político, lingüista, diplomático e intelectual. Considerado como el historiador dominicano con más obras escritas (más de 125) en español; y como Padre de la historia contemporánea


Nació en la ciudad de Sánchez, Samaná, , el 14 de abril de 1904, hijo de Félix Francisco Rodríguez y Genoveva Demorizi Campos


Su inagotable capacidad de trabajo se ha traducido en una rica producción bibliográfica que supera los 125 libros de personas y acontecimientos de la historia nacional, folletos y artículos en destacadas publicaciones periódicas, órganos de divulgación de sociedades académicas nacionales e internacionales.


Realizó sus primeros estudios en la Vega y se graduó de Licenciado en derecho en la Universidad de Santo Domingo


Fue presidente de la Academia Dominicana de la Historia desde 1955 hasta 1986. También presidió la Academia Dominicana de la Lengua y la Sociedad Dominicana de Geografía, de la cual fue su fundador.


Estaba casado con Silveria Rodríguez Castellanos, madre de su hija Clara Rodríguez. Doña Silveria, produjo obras de buena investigación en forma de seminarios sobre folklore y filología, cuando como alumna distinguida de la Universidad de Santo Domingo, figuraba como estudiante de la Facultad de Filosofía, en la cual se recibió de Licenciada el 25 de febrero de 1945, en cuya investidura tuvo como padrino a quien desde 1935 era su esposo


Fuera de su país, fue una personalidad conocida y admirada por su desempeño y disciplina en los cargos que ocupó. Se le vio como Ministro plenipotenciario en Colombia (1947) y después en Italia en el año (1949). Luego fue embajador en Nicaragua (1952); en Costa Rica (1953) y en España (1965).


Como representante del gobierno provisional de 1961, fue quién recibió a la avanzada del PRD a su llegada al país, iniciando así una nueva era para los partidos políticos.


Tuvo una destacada participación en la guerra de abril de 1965 al lado del Coronel Caamaño Deñó, siendo también abanderado de la famosa fórmula Guzmán, que proponía a Antonio Guzmán como presidente provisional. En la revolución murió su único hijo varón con apenas 18 años, llamado José Antonio Rodriguez Soler.


Como curiosidad, Emilio sostiene que el merengue nació en los primeros años de la República Dominicana, de 1844 a 1855, como una modalidad de danza. Se fue forjando en una época de alto nacionalismo conocida como la Restauración y al desaparecer el sonoro cuatro sustituido por el acordeón, ocupó el primer rango en los bailes populares y finalmente se coló entre los bailes aristocráticos del país


Fue galardonado con los premios “Nacional de Literatura, “Miguel de Cervantes y el Premio de la Academia de Ciencias. Rodríguez Demorizi falleció al sufrir un derrame cerebral en su residencia, el 27 de junio de 1986, a la edad de 82 años.