Se mantiene la calma en la zona fronteriza, luego de una intensa escasez de combustibles y protestas por parte de las bandas que se ubican en la vecina nación haitiana.