Un camarero murió a puñaladas a manos de unos clientes que se negaban a pagar la cuenta de consumo en un centro diversión de Santiago, en un hecho que ha consternado a esa ciudad.