La esperanza que tenían muchos vendedores de comida callejera de comenzar a recuperarse desde este lunes cuando queda eliminado el toque de queda en la capital se esfumó debido a la escasez de pollo y su vertiginoso aumento de precios.


Dueños de negocios que tienen al pollo como su plato principal aseguran que sus proveedores alegan que hay desabasto en el mercado.