La nueva ola de COVID-19, cuya tasa de positividad roza el 20 por ciento diario, pone en riesgo el final del año escolar debido a que algunos brotes han obligado volver a clases virtuales en algunos colegios privados y al cierre de aulas en algunas escuelas públicas.