El anunciado incremento salarial del 24 por ciento en los salarios de los trabajadores de la construcción, que colocará hasta en dos mil 700 pesos el pago por jornada diaria para los albañiles, genera polémica entre gremialistas del sector, tras considerar que afectará en gran medidas las pequeñas y medianas empresas que de por sí están afectadas como consecuencia de la pandemia y la guerra en Europa.