La falta de mantenimiento y el crecimiento sin control de arbustos en el cementerio Cristo Salvador, en Santo Domingo Este, impide a quienes tienen a sus parientes sepultados en ese camposanto encontrar las tumbas y acuden con temor ante el uso de esos terrenos como refugio de delincuentes.